Con el alto índice de contaminación que hay en el mundo, no es de extrañarse que existan científicos que busquen crear alternativas más amigables con el medio ambiente. Actualmente existen, en Europa y parte de Asia, estaciones de carga para una gran variedad de vehículos que utilizan la electricidad como combustible,

No obstante, en otras partes del planeta Tierra se hallan alternativas al combustible, entre ellas el etanol (proveniente del maíz), el hidrógeno que emite poca contaminación y el biodiesel, generado a partir de grasas vegetales y animales. Sin embargo, podrían empezar a utilizarse las algas marinas como otro medio de energía.

En este marco de ideas, el diseñador Ritsert Mans y el científico, Peter Mooji,  investigaron acerca de la energía renovable, con el propósito de proponer un vehículo atractivo visualmente e inspirado en el medio ambiente. Así fue como basaron su idea ecológica, en una motocicleta de madera, además, como combustible utilizarían algas cultivadas, puesto que, desde su punto de vista, la utilidad de estas plantas marinas ha estado siendo menospreciada.

Desarrollo de la motocicleta de madera que utiliza combustible de algas marinas

Ritsert Mans y Peter Mooji, tenían la teoría de que las algas marinas podrían funcionar como un combustible alternativo y sustentable, mediante la extracción de su aceite natural. La intención es desplazar al petróleo y sus derivados del mercado, la mejor manera de probar su tesis fue desarrollando una motocicleta de madera, como propuesta ecológica y duradera.

Indudablemente, se trata de una iniciativa un poco contradictoria, ya que la producción en cantidades industriales de la motocicleta de madera, lograría una tala masiva de árboles, característica que iría en contra de la idea principal del proyecto. Igualmente, el diseño del vehículo cuenta con neumáticos delgados, es largo, con suspensión delantera y estrecho en la parte de atrás.

Mans, asegura sobre su motocicleta de madera que las personas no imaginan cómo será el transporte público y la energía que usarán en 30 años, lo cual resulta una aventura que les permitirá desarrollar nuevas creaciones y alternativas. Por los momentos, no se tiene conocimiento de hasta qué velocidad puede llegar la eco-motocicleta o cuanta cantidad de combustible extraído de algas marinas se necesita, lo cierto es que se trata de una moto completamente funcional.

Risert Mans y Peter Mooji escribieron un libro sobre el potencial de las algas marinas

Durante la investigación basada en las algas marinas, Mans y Mooji escribieron un libro sobre las propiedades de esta planta acuática, además, relatan el proceso de extracción de combustible ecológico y totalmente funcional, mediante la obtención de su aceite. El nombre de este libro es De Dikke Alg, que en español significa “Las gruesas algas”.

En De Dikke Alg, los autores hablan sobre la importancia de las algas marinas, al crear la mitad del oxígeno existente en el planeta Tierra, el crecimiento del mar y la necesidad de que la sociedad empiece a eliminar el uso de los combustibles fósiles e implementen los ecológicos, una alternativa amigable con el medio ambiente.