Indudablemente, la tecnología se ha convertido en uno de los mejores aliados de la medicina, puesto que diariamente se realizan estudios, artefactos y prótesis destinados a mejorar calidad de vida del ser humano. Entre las organizaciones que se dedican a esta labor, se encuentran el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), la Universidad Carlos III de Madrid y el Hospital General Universitario “Gregorio Marañón”.

Actualmente, estas instituciones se han dedicado a encontrar un recurso que acelere el proceso de sanación de las personas que han sufrido quemaduras de segundo y tercer grado, caracterizadas por la pérdida de capas de la epidermis. En este marco de ideas, la solución fue una bioimpresora 3D, capaz de crear piel.

Uno de los creadores de la bioimpresora 3D, es el profesor José Luis Morcano, quien asegura que esta puede ser la solución ante los problemas que implica realizar un trasplante de piel, ya que en caso de quemaduras graves, es necesario “remendar” la herida para evitar infecciones, y al mismo tirmpo, se debe buscar un donante de piel que pueda dar la extensión de epidermis que necesite la lesión, en casos muy graves, la impresora de piel, sustituirá sin problemas las partes faltantes.

La bioimpresora 3D se encuentra en etapa de desarrollo

Utilizando la bioimpresora 3D, el material que sustituirá la piel humana puede ser creado de dos formas, la primera es utilizando células almacenadas a niveles industriales y la segunda, incorporando el propio material genético del paciente para obtener un resultado más “natural”, que logre producir colágeno por sí mismo.

El propósito de los desarrolladores de la bioimpresora 3D, es crear un material lo más similar posible a la estructura de la epidermis real, por lo que la piel sintética está hecha de 3 capas que protegen la herida de las amenazas exteriores, aunque se ha estudiado la posibilidad de decidir el grosor de la misma, dependiendo del tamaño de la herida.

Por los momentos, solo existe un prototipo de la bioimpresora 3D y hasta ahora, la manera en que se utiliza es mediante “la inyección” de la piel artificial a medida que va pasando la impresora. Por otra parte, este recurso aún no ha sido probado en seres humanos, únicamente en animales como cerdos y se espera la aprobación de diferentes entidades europeas para su producción y utilización en hospitales.

Aplicaciones de la bioimpresora 3D

Entre las funciones de la piel artificial, fabricada con la bioimpresora 3D o impresora de piel, se contempla acabar definitivamente con el testeo de productos en animales, ya que su composición está diseñada para ser similar y aceptada por la piel humana, además de reaccionar de la misma forma. Asimismo, de acuerdo a José Luis Morcano, la producción de este material no resulta costoso, por lo que su precio puede ser atractivo para compañías que trabajan fabricando productos para la piel.

Sin embargo, la impresora de piel aún es un proyecto que se encuentra en etapa de desarrollo, por lo cual no se tiene fecha exacta de la disponibilidad de la bioimpresora 3D junto con la piel sintética en el mercado, ni del inicio de sus aplicaciones en hospitales, estéticas y otras empresas dedicadas a la dermatología y cosmética.