El ADN o ácido desoxirribonucleico es una proteína compleja ubicada en el núcleo de las células y  el principal componente del material genético de los seres vivos. Todo esto, debido a que tiene la responsabilidad de almacenar toda la información genética, datos únicos e irrepetibles del individuo que se traducen en una combinación de elementos que jamás se repite.

Por otra parte, la población mundial genera millones de datos diariamente, en los últimos dos años se crearon más documentos, vídeos e imágenes que en toda la historia de internet, los pronosticadores afirman que, para el año 2020 existirán 44 billones de gigabytes almacenados en la red, un montón de información que terminará por superar la capacidad de los discos duros para almacenarlos. Para resolverlo, investigadores de la Universidad de Washington hallaron la forma de codificar datos digitales en ADN.

Sin duda, este hallazgo confirma la perfección con la que funciona el cuerpo humano. En torno a esto, los desarrolladores afirman que utilizaron las cadenas de ADN para crear un esquema de almacenamiento de datos a gran escala y con mayor densidad, cuya capacidad es de 215 millones de gigabytes o 215 petabytes el sólo un gramo de ADN.

¿Cómo funciona el almacenamiento de datos en ADN?

El equipo de la Universidad de Washington está conformado por ingenieros informáticos y eléctricos que han podido demostrar, a través de un interesante experimento, ¿cómo es posible utilizar las moléculas de ADN para almacenar, codificar y recuperar la información digital?. Se trata de un aporte que, utiliza la ciencia para crear un avance tecnológico capaz de satisfacer las necesidades del ser humano.

El ensayo consistió en: codificar los datos de 4 ilustraciones en secuencias genéticas o nucleotídicas (conjunto de letras sucesivas que representa la estructura básica de una molécula real o ficticia de ADN y tiene la capacidad de transportar información) de fragmentos sintéticos de ADN. Durante el proceso de recuperación, no perdieron ninguna información, obteniendo como resultado un efectivo sistema de almacenamiento de datos.

El proceso consiste en convertir la información digital expresada en sistema de lenguaje binario (1 y 0) en el lenguaje del ADN, que utiliza las letras iniciales de Adenina, Citosina, Guanina y Timina, es decir, A, C, G y T. Por ejemplo, los datos del 0 se convierten a A o C y el número 1 a la base de datos de G o T.

¿Cómo acceder a la información almacenada en moléculas de ADN?

Después de guardar información en moléculas de ADN, es necesario conocer el proceso para acceder nuevamente a esos datos. Para esto, los científicos de la Universidad de Washington utilizan la Reacción en Cadena de Polimerasa o PCR, que contribuye a identificar vídeos, imágenes y documentos guardados como marcadores.

Finalmente, mediante técnicas de secuenciación de ADN es posible reconvertir esta información en el formato original. Igualmente, el embrollo del asunto está relacionado con el tiempo que necesitan invertir para transformar dos veces estos archivos. Aunque, al ser un procedimiento relativamente nuevo, seguramente continuarán desarrollando avances para simplificarlo.