La memoria es la capacidad para recordar que tiene un individuo. Al mismo tiempo, el conjunto de eventos, imágenes o situaciones pasadas que quedan en la mente son recuerdos o recuperaciones, factores fundamentales que influyen en el estado emocional del individuo. De hecho, algunos hallazgos de la neurociencia indican que la información adquirida de forma emocional, es evocada de manera distinta que la generada neutralmente.

Sin embargo, a veces no es tarea fácil evocar recuerdos y para ayudar en esta labor, un grupo de científicos e investigadores de la Universidad del Sur de California (USC) han creado un implante cerebral basado en electrodos, capaz de aumentar en un 30% las funciones de la memoria y simultáneamente, mejora el cerebro humano.

El planteamiento se realizó en un encuentro de la Sociedad de Neurociencia o Society for Neuroscience. Donde el profesor de ingeniería biomédica, Dong Song, explicó que el procedimiento consiste implantar electrodos en el cerebro humano. Hasta ahora, el implante cerebral o prótesis de memoria ha sido probado en al menos 20 pacientes, que ya tenían un dispositivo similar para tratar su epilepsia (enfermedad del sistema nervioso relacionada con la aparición de actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral).

 

Características y especificaciones del implante cerebral para mejorar la memoria

Se trata de un algoritmo desarrollado por el profesor de ingeniería biomédica de la USC, basándose en la investigación de Theodore Berger, un ingeniero biomédico y neurocientífico de la USC, que imaginó la posibilidad de que los implantes electrónicos pudieran ayudar a las personas con graves pérdidas de memoria, relacionadas con patologías como el Alzheimer, lesiones o derrames cerebrales.

En este sentido, es posible decir que la interrupción de las redes neuronales frecuentemente impide la construcción de recuerdos a largo plazo. El aporte de Berger, consistió en diseñar un chip de silicio preparado para imitar el procesamiento de señales realizado por las neuronas cuando funcionan correctamente.

Por otra parte, el procedimiento ideado por Dong y su equipo, se basó en utilizar el dispositivo implantado en personas con epilepsia para recopilar toda la información sobre los patrones de actividad cerebral asociados con el funcionamiento de una memoria en buen estado y utilizar el implante para imitar de manera artificial esos patrones, incorporando la electricidad como elemento fundamental para estimular el hipocampo (área del cerebro asociada con el proceso de aprendizaje y la memoria).

¿El tratamiento sólo funciona en pacientes con daños cerebrales?

Según la publicación científica Science Alert, el impacto social del implante de memoria desarrollado por Dong Song, si se aprueba como tratamiento para el Alzheimer o la demencia, está relacionado con mejorar la calidad de vida del paciente, su entorno (familiares y amigos) y la economía en general.

Además, agregan que los hallazgos también impulsarán la incorporación de implantes para mejorar el rendimiento cerebral de las personas con una memoria sana. Finalmente, al tratarse de una idea que ya fue presentada, no falta demasiado tiempo para que estos dispositivos comiencen a contribuir en la ampliación de las capacidades naturales de los humanos.