Un robot es un dispositivo automático que puede ser programado para realizar tareas de forma autónoma, sobre todo aquellas que son pesadas o representan un alto riesgo para el ser humano. Estas entidades virtuales dan la sensación de tener su propio objetivo debido a la independencia de sus movimientos, lo que ocasiona que sean objetos de estudio en campos como la tecnología y la ciencia.

Por otra parte, el biodiseño se define como el proceso de imitar organismos “vivos” o biológicos  e incorporarlos en el diseño de robots u otros aparatos que contribuyan a la solución de problemas relacionados a las herramientas artificiales con estructuras animales, construidos a partir de materiales biocompatibles, entre los que se encuentran los hidrogeles de polímeros.

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT), tomaron como inspiración el mundo animal para incorporar materiales como el hidrogel, compuesto en su mayoría por agua, en la fabricación de robots. Una de las propuestas es un robot en forma de medusa, cuya estructura a base de gel comienza a moverse cuando se bombea agua dentro y fuera del sistema. Este proceso le permite realizar actividades cómo capturar objetos o golpear.

Características y especificaciones del Robot en forma de medusa del MIT

Debido a que el robot en forma de medusa está construido a base de hidrógeno transparente, es posible que sea casi en imperceptible una vez se encuentra sumergido en el agua, esto implica una gran dificultad para detectar su presencia. Según declaraciones del profesor, Xuanhe Zhao, el propósito de fabricar una estructura transparente es desarrollar una técnica de camuflaje eficiente.

Esta efectividad para camuflarse, también se refleja en la fuerza y velocidad del robot en forma de medusa. Al mismo tiempo, es importante destacar que para lograr el desarrollo de estos dispositivos, los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts utilizaron una impresora 3D a base de un gel súper absorbente.

Los científicos liderados por el profesor Zhao, agregaron que una de las pruebas para determinar la efectividad del robot en forma de medusa, fue sumergir la entidad en un tanque con agua donde había peces vivos, el propósito era capturarlos. Donde hallaron que, las propiedades ópticas y acústicas de los robots de hidrogel son casi idénticas a las del agua.

Ventajas de la fabricación de Robots a base de hidrogel

Al estar construida con materiales suaves, la medusa de hidrogel no dañó a los peces. A diferencia de una mano robótica convencional y rígida que hubiera acabado con la vida del pez. Por otra parte, el robot en forma de medusa es biocompatible, es decir, incluso puede ser utilizado para aplicarse en procedimientos médicos.

Sobre esto, el equipo del profesor Zhao agregó que el robot en forma de medusa podría servir como una mano artificial suave y húmeda, preparada para masajear órganos humanos o manipular tejidos durante operaciones quirúrgicas. Esto significa que, se trata de un excelente aliado para la medicina actual, pues facilita el acceso a los lugares más complicados sin generar mayores daños.