Uno los problemas más frecuentes al adquirir un smartphone, es el riesgo de que ocurra un accidente y la pantalla sufra daños, grietas o roturas. Para evitar esto, muchas personas optan por colocar un protector de pantalla que, aunque protege al dispositivo de rayones, al tocar el piso de forma abrupta el golpe puede ser demasiado fuerte.

Para solucionar este inconveniente, un equipo de científicos japoneses bajo la dirección del profesor de la Universidad de Tokio, Takuzo Aida, afirman haber desarrollado un vidrio innovador, que tiene la capacidad de autoregenerarse de grietas y roturas. La investigación fue publicada en la revista Science y de acuerdo con los datos suministrados, será posible incorporar este cristal en pantallas de smartphones y otros dispositivos de gran fragilidad.

El material de fabricación del cristal capaz de autoregenerarse es poliéter-tioureas y el secreto para reparar los daños causados, está simplemente en utilizar las manos para hacer presión y juntar ambas partes, lo mejor de este invento es que no hace falta emplear temperaturas altas.

¿Cómo fue el descubrimiento del cristal que se autoregenera?

Como dato curioso, el responsable de este descubrimiento fue el químico de la Universidad de Tokio, Yun Yanagisawa, quien afirma que: “será posible duplicar o triplicar la vida útil de objetos o dispositivos tecnológicos que, actualmente duran entre una y dos décadas”. El hallazgo fue realizado de forma casual, cuando Yanagisawa realizaba una investigación de adhesivos con la capacidad de adherirse a superficies húmedas.

Durante un experimento de laboratorio, el químico dividió a propósito una muestra de cristal de poliéter-tioureas en dos partes, luego juntó las dos mitades manualmente durante al menos 30 segundos a una temperatura de 21 grados centígrados, logrando la autoregeneración del vidrio. Sin duda, lo más asombroso es que la muestra volvió a su forma original.

Al tratarse de un desarrollo reciente, es necesario perfeccionar la técnica debido a que su resistencia se debilita demasiado cuando la temperatura sobrepasa los 45 grados centígrados. Cabe destacar que, la tecnología no puede ser aplicada en cristales fabricados a partir de materiales distintos al polieter-tioureas.

Características del cristal que se autoregenera

Aunque ya existen materiales capaces de autoregenerarse como el caucho y los plásticos, lo que distingue al poliéter-tioureas es que posee una estructura idéntica al vidrio, con la asombrosa capacidad de autorepararse. Igualmente, se trata del único material que puede autoregenerarse a temperatura ambiente, el resto necesita calentarse a altas temperaturas para comenzar el proceso de transformación.

El poliéter- tioureas es un polímero de gran robustez desde el punto de vista mecánico. No obstante, puede repararse fácilmente a través de un proceso de compresión en superficies fracturadas. Según declaraciones de Yanagisawa, este cristal es el resultado de combinar un polímero con una tiourea y tiene características parecidas al acrílico. La tiourea, funciona utilizando el enlace de hidrógeno para dar a este material su propiedad autoadhesiva.